Emisores fluidos

Están construidos por un cuerpo de aluminio inyectado que posee en su interior un fluido térmico caloportador de alta inercia térmica que permite seguir emitiendo calor sin consumir energía una vez desconectados, aunque tardan más tiempo en comenzar a desprender calor que los emisores de tecnología seca.
Idóneos para estancias donde haya niños o personas mayores por su temperatura superficial menor gracias a la distribución uniforme del calor.
Muy recomendables en instalaciones donde utilicemos los equipos de manera continuada varias horas al día, como viviendas habituales, oficinas, comercios, etc.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies